Tulsa. La belleza del tránsito