Sushi Yakuza: el rollo que supera los clichés