“Lujo y Luto”, sobre la belleza de lo efímero